FaceApp ES LA APLICACIÓN DE MODA, PERO TIENE SUS RIESGO!

FaceApp emplea un sistema neuronal basado en inteligencia artificial que analiza la fotografía que se sube de forma automática a sus servidores


FaceApp se ha convertido en la práctica de moda para retocar las imágenes. El problema surge cuando se descarga en el móvil y los datos pueden ser cedidos a terceros, perdiendo el control de la propia imagen.

FaceApp es la número uno en las principales tiendas de aplicaciones del mundo, y además tiene una difusión en redes sociales que alcanza la calificación de viral. De hecho, está siendo el éxito del momento.


La aplicación emplea un sistema neuronal basado en inteligencia artificial que analiza la fotografía que se sube de forma automática a sus servidores para lograr los efectos deseados, envejecer o rejuvenecer al protagonista de la foto con un realismo sorprendente.

Hasta aquí, nada nuevo que no suceda a diario con centenares de aplicaciones de todo el mundo, pero en el caso del FaceApp coinciden dos realidades que han hecho disparar las alarmas: los servidores se encuentran en Rusia, por un lado, y por otro, la política de privacidad es lo suficientemente vaga para que uno considere dos veces antes de aceptar sus términos.


Por otra parte, cuando se aceptan las condiciones de uso de la aplicación, se especifica en la petición de autorización que los datos pueden ser cedidos a terceros, pero no los usos que estas compañías podrían hacer de la información.

Además, no suele ser un elemento en el que los usuarios reparen cuando continúan con la instalación.

Las primeras alarmas acerca de los riesgos que el usuario corre al descargar y utilizar esta aplicación, no han tardado en llegar: ¿Sabemos exactamente qué sucede con las fotografías una vez que sean transformadas y devueltas al usuario?

Los términos de privacidad son lo suficientemente vagos como para despertar sospechas y, por si esto fuera poco, los creadores de la app agregan en el contrato que acepta el usuario que sus datos pueden ser cedidos a terceras partes.

Se trata de algo muy preocupante, explica Borja Adsuara, abogado experto en comunicación digital, que eleva la acusación a las tiendas digitales por no adoptar medidas de forma cautelares.

Dani Creus, analista de seguridad de Kaspersky Lab, también advierte de los riesgos de compartir fotos con terceros: ‘Debemos asumir que al subir algo a la nube, perdemos su control’. Este experto nuevamente incide en que, hoy por hoy, el mejor aliado del usuario en Internet es ‘el sentido común’. Yaroslav Goncharov, creador de FaceApp, confirmó que la aplicación desempeña el grueso de trabajo en la nube y que ‘únicamente se sube la foto seleccionada’ para la edición.

Goncharov aseguró que se encuentran desbordados ante la demanda por parte de los usuarios de eliminar las fotos subidas a sus servidores, una tarea que, para ellos ‘es una prioridad’.

Contrariamente a lo que establece la propia política de privacidad de la aplicación en su apartado 3 y que el usuario se ve obligado a aceptar, Goncharov sostiene: ‘No vendemos ni compartimos datos con terceros’.

El mes pasado, la aplicación DeepNude que utilizaba algoritmos para recrear desnudos falsos de cualquier mujer fotografiada vestida, solo resistió un día al aluvión de críticas generadas y fue retirada.

Algunas plataformas han comenzado a poner fin a estas prácticas, pero otras siguen alimentando foros de intercambio de imágenes falsas y tutoriales de cómo elaborarlas.


via elpais.com

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo